Estamos tan acostumbrados a estar conectados que ya casi se ha convertido en una necesidad estar conectados a internet, para poder enviar correos electrónicos, usar las redes sociales, consultar información, tener acceso a portales en línea, entre otros, pensando en el mejor de los casos, que mi operación podría realizarse localmente, es muy cierto que si lo utilizamos en una gran cantidad de actividades diarias en una oficina, ¿como podemos evitar esta situación?, o al menos disminuir en gran medida el riesgo de que esto ocurra.

Es importante considerar que en nuestra oficina debemos de contar redundancia en los servicios de internet, si es posible con diferentes proveedores o en su defecto poder contar con plan de contingencia.

La primera tiene un costo fijo mensual que como un seguro, no sabemos en qué momento lo vamos a necesitar, pero como dice el dicho “mas vale tenerlo y no necesitarlo, que necesitarlo y no tenerlo” además, ya existen configuraciones de hardware de red que nos permiten usar los dos servicios y sacará provecho.

En la segunda opción, deberíamos de saber cómo vamos a actuar en caso de falla de nuestro internet, el plan deberá incluir lo que necesitamos hacer en caso de emergencia, por ejemplo, si usamos laptops en la oficina, quizá trabajar desde casa podría ser la opción o quizá movernos a algún café en donde podamos tener internet y realizar nuestras tareas más prioritarias, si manejas equipos de escritorio, quizá contar con algún amigo y/o cliente con quién podamos llegar previamente a un acuerdo en caso de emergencia, para conectar nuestros equipos en su oficina, claro que en este caso deberíamos pensar en la mínima expresión de operación, ya que también ocuparíamos un lugar físico y no siempre podemos contar con todas las comodidades, sin embargo es importante tenerlo en cuenta  para no detener la operación.

Hay algunas otras opciones que quizá te saquen del apuro en el momento, quizá compartes tu internet de tu celular, para tu computadora, pero en el contexto que estamos hablando nos referimos una oficina en donde podríamos considerar una cantidad de usuarios interesante y a qué me refiero con interesante, quizá entre 10 y 40 equipos, ya que en una situacion de más de 40 equipos consideraría como obligatoria la redundancia en los servicios.

Y en esta etapa de la prevención estaríamos hablando de la formalización de un Plan de Contingencia y Desastres.